Cristo te extiende la mano
Como lo hizo con Pedro.
29 “Ven,” le dijo Jesús. Y descendiendo Pedro de la barca, caminó sobre las aguas, y fue hacia Jesús. 30 Pero viendo la fuerza del viento tuvo miedo, y empezando a hundirse gritó: “¡Señor, sálvame!” 31 AL INSTANTE JESÚS, EXTENDIENDO LA MANO, LO SOSTUVO y le dijo: “Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?” NBLH. (2005). (Mt 14,29–31).
























Cristo te invita a venir a Él.
28 “Vengan a Mí, todos los que están cansados y cargados, y Yo los haré descansar. NBLH. (2005). (Mt 11,28). 




















Cristo no rechaza a nadie.
Al que viene a Mí, de ningún modo lo echaré fuera. NBLH. (2005). (Juan 6,37). 


















Como el hijo pródigo, que se fue de su casa, perdido, pero volvió a su hogar y su Padre lo esperaba con los brazos abiertos.
 ​
20 “Levantándose, fue a su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión por él, y corrió, se echó sobre su cuello y lo besó. 21 “Y el hijo le dijo: ‘Padre, he pecado contra el cielo y ante ti; ya no soy digno de ser llamado hijo tuyo.’
22 “Pero el padre dijo a sus siervos: ‘Pronto; traigan la mejor ropa y vístanlo; pónganle un anillo en su mano y sandalias en los pies. 23 ‘Traigan el becerro engordado, mátenlo, y comamos y regocijémonos; 24 porque este hijo mío estaba muerto (espiritualmente) y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado.’ Y comenzaron a regocijarse. NBLH (2005). (Lc 15,20–24). 

Cristo le espera con los brazos abiertos.



Contact Us