Este lugar es designado a glorificar  a Jesucristo como Señor, Salvador, Dios perfecto hecho hombre perfecto.
Arrepiéntete. 20He aquí, yo estoy a la puerta (del corazón) y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Ap 3.19–20.
12Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino nacidos de Dios.   Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Jn 1.12–13.
 3Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. 4Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?   6Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. 7No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.  Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Jn 3.3–7.
Él que no cree a Dios, le ha hecho mentiroso, porque no ha creído en el testimonio que Dios ha dado acerca de su Hijo. 11Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. 12El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. 13Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna. 
Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), 1 Jn 5.10–13.
Click here: Are you a good person?
(en inglés - in English)
34Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), Jn 8.34.
Contact Us
El plan de Dios para la salvación del pecador
Contact Us
No dependa de sus sentimientos
Nuestra autoridad es la promesa de la Palabra de Dios y no nuestros sentimientos. El cristiano vive por fe (confianza) en la fidelidad de Dios mismo y Su Palabra. El dibujo del tren nos ilustra la relación entre el Hecho (Dios y su Palabra), la Fe (nuestra confianza en Dios y Su Palabra), y los Sentimientos (el resultado de nuestra fe y obediencia). (Juan 14:21) El tren caminará con o sin el furgón de cola. (Ninguna persona sensata echaría el carbón en el cabuz, carro trasero o furgón con la intención de echar andar el tren) Sin embargo, sería inútil tratar de accionar el tren por el furgón de cola. De la misma manera, nosotros, como cristianos, no dependemos de nuestros sentimientos o emociones, sino que ponemos nuestra fe (confianza) en la fidelidad de Dios y las promesas de Su Palabra.
7(porque por fe andamos, no por vista)
Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), 2 Co 5.7.

Es maravilloso sentir emociones como cuando el fuego de Dios, el gozo y la paz nos hinchan el pecho. Pero hay que tener cuidado. El desaliento viene como consecuencia de vivir en las emociones y sentimientos, que varían constantemente. Dios no trabaja por medio de experiencias emocionales; estas pueden estar presentes, pero no son la base de al bendición y aprobación de Dios, sino estar confiado en Su Palabra.

PARÁFRASIS, COMENTARIO:
16 Estoy confiado en el evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; 17 El evangelio nos muestra de qué manera Dios hace justos delante de él a los que creemos en Cristo Jesús, que murió en la cruz y resucitó. Como dice la Biblia: «Aquellos a quienes Dios ha vestido con su justicia y por lo tanto aceptado, los que han sido aprobados por Dios, han de vivir siempre por fe y para siempre.» Rom 1.16-17, Habacuc 2.4. Carlo Guarneri.