LA BASE DE LA FE
 LA BASE DE LA FE

Por Guarneri, Carlo

INTRODUCCIÓN:
Un cristiano evangelizando puerta por puerta llegó a un negocio, el negocio de un carbonero. El cristiano le pregunto al carbonero si creía en Cristo, el carbonero le respondió: «Yo creo todo lo que cree la Iglesia.» El cristiano insistió: «¿Y qué es lo que cree la Iglesia?» Ante esto el carbonero contestó: «Ella cree todo lo que creo yo.»























En otras palabras el pobre hombre no sabía lo que creía. La fe del carbonero se refiere al tipo de personas que, aunque no entienden nada de lo que se está tratando, creen sin embargo en ello, por la simple razón de que le han dicho que hay que creérselo. Es la fe de las personas que adoptan firmemente unas ideas, sin necesitar de explicaciones o pruebas que le demuestren que sus creencias están basadas en lo que Dios ha dicho en Su Palabra la Biblia.

Si no sabemos lo que creemos, entonces no creemos en algo y si no creemos en algo, de hecho no creemos en nada, por lo tanto no creemos o no tenemos fe. Si la salvación es solo por fe y no tenemos fe estamos perdidos. Desde el principio de mi vida cristiana he oído que uno debe basar su fe en la Escritura, y para ser específico debe uno basar su experiencia de salvación en un versículo de la Biblia. En mi caso es 1ª de Pedro 2:24.


I.¿CUÁL ES LA BASE DE NUESTRA FE?

Otra vez, la fe tiene que tener un fundamento. Nosotros tenemos miles de promesas en la palabra de Dios. No podemos afirmar que creemos en una persona si no creemos o confiamos en lo que esa persona dice. Si no creemos en su palabra. Cuando alguien nos dice algo, no le creemos y le decimos que no es cierto estamos diciendo o acusando a esa persona de mentiroso. O si la persona prometió algo y no lo cumplió, aseveramos que la persona nos mintió o nos engañó. 1 Juan 5:10; Juan 5:24.
La Biblia dice que la fe viene por el oír y el oír por la palabra de Dios. Romanos 10:17. La Palabra de Dios es la base de la fe.













II.¿CUÁL ES EL CENTRO DE NUESTRA FE?

La palabra de Dios enfoca nuestra atención en el evangelio. ¿Qué es el evangelio? El evangelio es Cristo, su persona, su carácter y su obra perfecta. “Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo...” Hechos 16:31.














1.LA PERSONA DE CRISTO, SU CARÁCTER.
a.Jesucristo fue hombre. El nació como todo ser humano. Lucas 2:4-7. Creció. Lucas 2:40 y 52. Asistió a la sinagoga cada sábado desde su niñez. Lucas 2:41. Tuvo hambre. Lucas 4:2. Tuvo sed. Juan 4:7. Tuvo sueño. Lucas 8:23. Se cansó. Juan 4:6. Fue tentado en todo como cualquier ser humano. Hebreos 4:15 y 2:18. Lloró. Juan 11:35. Él nos amó y no s amó hasta el fin. Juan 13:1; Marcos 10:21 EL HIJO DEL HOMBRE, EL HOMBRE PERFECTO, EL PERFECTO ADÁN.










b.Jesucristo era Dios. Juan 1:14 (1-3). Transformó el agua en vino. Juan 2:7-8. Multiplicó los panes. Mateo 14:13-21. Él podía saber los pensamientos de los hombres. Juan 2:24-25 (1:47-49). Él tuvo poder sobre la enfermedad. Mateo 8:3. Tuvo autoridad sobre la creación. Mateo 8:23-27. Tuvo autoridad sobre los demonios. Mateo 8:28-32. Tuvo poder sobre la muerte. Mateo 9:18, 23-25 (Juan 11). El dijo que era Dios. Juan 8:28; 10:30. 14:6-9. Él fue puesto como Señor sobre toda la creación. Filipenses 2:9-11. EL ES DIOS PERFECTO.


2.LA PERSONA DE CRISTO, SU OBRA.
a.En la cruz. Isaías 53:5 (4-12). El es el Cordero de Dios que carga y quita los pecados. Juan 1:29. Al pecar somos deudores a Dios y no tenemos manera de pagar. La paga del pecado es muerte. Romanos 6:23. Pero Cristo en la cruz cargó y pago todas nuestras deudas, nuestros pecados. Nuestra deudas fueron cargadas a su cuenta y su justicia, sus buenas obras, fueron puestas a nuestra cuenta. El cargó todos nuestros pecados pasados, presentes y futuros.















b.En la resurrección Juan 10:17-18.






















Cristo no quedó colgado en la cruz. Él fue sepultado y al tercer día resucitó. El vive. Es un Cristo vivo. Y porque Él tiene poder sobre la vida nos infunde vida espiritual y eterna.

c.Su intercesión. Hebreos 7:25. El intercede cada día por nosotros. Y así nos salva eternamente. La Salvación no se pierde.


















EL CRISTIANISMO NO ES UNA RELIGIÓN,
EL CRISTIANISMO ES CRISTO,
LA PERSONA DE CRISTO.
Colosenses 1:27.

​JESUCRISTO, cuya presencia podía disfrutarse y con quien se podía experimentar una constante comunión.
"Hubo un error en el que la Iglesia primitiva nunca estuvo en peligro de caer. En esos primeros días los hombres nunca vieron a Jesús como un personaje en un libro. Nunca pensaron en Él como alguien que fue sino en alguien que es. No pensaron en Jesús como alguien con enseñanzas que debían ser discutidas, debatidas o argumentadas; ellos pensaron en Él como alguien cuya presencia podía disfrutarse y con quien se podía experimentar una constante comunión. Su fe no estaba fundada en un LIBRO; su fe estaba fundada en una PERSONA." ~ William Barclay (Copiado de un “post” de Rodrigo Aguilera, Querétaro, México)


III.¿QUÉ ES LA FE?

1.CONOCIMIENTO.
a.Conocimiento de la palabra de Dios. Conocimiento del plan de Dios para la redención del hombre. Plan que comienza a revelarse desde que el hombre cometió el primer pecado en la historia de la humanidad. Génesis 3:16.

b.Conocimiento de la pecaminosidad del hombre y su naturaleza corrupta e irreformable. Romanos 3:10-12. El hombre ha quebrantado la ley. Gálatas 3:10. Es maldito. El pecado para Dios es algo muy serio. Dios odia el pecado.

c.Conocimiento de la justicia de Dios. Dios castigara toda mala obra, todo pecado. Lo único que el hombre merece es la condenación eterna. Esa convicción se obtiene cuando leemos la perfecta ley de Dios que es como un espejo que nos hace ver tal como somos y señala a Cristo como la respuesta.

d.Conocimiento de la persona de Cristo, su carácter, su naturaleza santa y divina. Él es el hombre perfecto y Dios perfecto.

e.Conocimiento de su obra. El significado y alcance de su obra en la cruz. Conocer el poder de su resurrección por experiencia.


2.ASENTIMIENTO. AMÉN.
Uno puede tener todo este conocimiento en la mente pero si uno en su corazón no afirma que esa es la verdad. Si uno no dice de corazón “amén” a esas verdades, nuestro frío corazón esta muy lejos de creerlo. Al ir leyendo la Palabra de Dios, la semilla de la fe se va sembrando y germina para nacer la fe.


3.CONFIANZA.



Una persona puede tener este conocimiento y afirmar que es la verdad, pero si uno no confía en Cristo su vida, no hay verdadera fe. El niño en la ventana de la casa que se estaba quemando.
El niño estaba en el segundo piso y no tenía otra salida que tirarse por la ventana, pero tenía miedo y no podía ver nada por el humo. En eso oye la voz de su padre que le dice, tírate, yo te pesco aquí. Conociendo el amor del padre, el niño saltó y cayó en los brazos amoroso del padre.























​No dependa de sus sentimientos.

Nuestra autoridad es la promesa de la Palabra de Dios y no nuestros sentimientos. El cristiano vive por fe (confianza) en la fidelidad de Dios mismo y Su Palabra. El dibujo del tren nos ilustra la relación entre el Hecho (Dios y su Palabra), la Fe (nuestra confianza en Dios y Su Palabra), y los Sentimientos (el resultado de nuestra fe y obediencia). (Juan 14:21) El tren caminará con o sin el furgón de cola.   (Ninguna persona sensata echaría el carbón en el cabuz, carro trasero o furgón con la intención de echar andar el tren)   Sin embargo, sería inútil tratar de accionar el tren por el furgón de cola. De la misma manera, nosotros, como cristianos, no dependemos de nuestros sentimientos o emociones, sino que ponemos nuestra fe (confianza) en la fidelidad de Dios y las promesas de Su Palabra.
​7(porque por fe andamos, no por vista) Reina Valera Revisada (1960), (Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas, 1998), 2 Co 5.7.

Es maravilloso sentir emociones como cuando el fuego de Dios, el gozo y la paz nos hinchan el pecho. Pero hay que tener cuidado. El desaliento viene como consecuencia de vivir en las emociones y sentimientos, que varían constantemente. Dios no trabaja por medio de experiencias emocionales; estas pueden estar presentes, pero no son la base de la bendición y aprobación de Dios, sino estar confiado en Su Palabra.

​PARÁFRASIS, COMENTARIO:
16 Estoy confiado en el evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; 17 El evangelio nos muestra de qué manera Dios hace justos delante de él a los que creemos en Cristo Jesús, que murió en la cruz y resucitó. Como dice la Biblia: «Aquellos a quienes Dios ha vestido con su justicia y por lo tanto aceptado, los que han sido aprobados por Dios, han de vivir siempre por fe y para siempre.» Rom 1.16-17, Habacuc 2.4. Carlo Guarneri

















Cómo caminar en el Espíritu. La fe (confianza en Dios y Sus promesas) es la única forma por la cual el cristiano puede vivir una vida controlada por el Espíritu. Conforme usted continúa confiando en Cristo momento a momento.


CONCLUSIÓN: La base de nuestra fe es la Palabra de Dios, y de acuerdo a las Escrituras enfocamos nuestra fe en la Persona de Cristo, como Hombre Perfecto, como Dios Perfecto, y en su Obra Perfecta. Fe es poner nuestra vida en aquel que le conocemos tal como él es.

Basado originalmente en el primer capítulo de un libro de sermones de Carlos Spurgeon de hace como 45 años. En estos estos años lo he cambiado tanto tantas veces que a lo mejor son dos cosas muy diferenres. No puedo compararlos porque ya no tengo el original, ni el libro.
Contact Us
LA BASE DE LA FE